lunes, 3 de noviembre de 2008

La resaca de después

Cuanto tiempo sin publicar nada!! Ya han pasado dos meses desde mi última entrada.

En una de mis primeras publicaciónes recuerdo que hablé de las fases físicas y psíquicas de la enfermedad…. Y refiriéndome a la última de las fases, yo la titulé como “la resaca de después”.
Es evidente que por aquel entonces, todavía no había experimentado dicha fase pues estaba en otras previas (quimioterapia, operación, radioterapia,…) pero he de confesaros que el motivo (un poco) de este descanso del blog no ha sido otro que una gran resaca. Sí, una resaca considerable!!.

Soy una persona joven (28 años), siempre me he considerado muy abierta y extrovertida, bastante habladora (por no decir mucho), positiva y con muchas ganas de muchas cosas. Cuando me diagnosticaron el cáncer, mi vida se paró. El primer mes lo recuerdo como horrible pero, aún así, creo que he encajado bien la enfermedad y también creo que he llevado bastante bien todo el proceso de la enfermedad mia y de mi padre e incluso llegaba a dormir a gusto y en paz.
Peeeero (todo tiene un pero) de la noche a la mañana, o de una semana para otra o no recuerdo muy bien en qué preciso momento, una resaca se apoderó de mi ser.

Esta resaca ha sido de las de “buf, cuánto he bebido ayer” pero que traducido al caso que toca ha sido algo así como “buf, todo lo que he pasado…y ahora qué voy a hacer de todo esto?”.
-Qué me está pasando si todo iba bien, si yo estaba feliz, en qué momento dejé de estarlo y por qué.
De esto hace poco más de un mes y confieso que sigo sin saber muy bien por qué me pudo tanto, llegando a afectar a mi forma de ser y mi ritmo de vida.

Mirando hacia atrás, y con ayuda de mi pareja (que casi siempre tiene la razón y pocas veces se la doy), con ayuda de la psicóloga de la AECC y de mi autoayuda sobre todo, ahora puedo decir que lo que me ha pasado es que tenía que recuperarme del susto; hacer borrón y cuenta nueva.

Durante la enfermedad psicológicamente he funcionado por objetivos (superar quimio, pasar operación, superar radio,…). Deduzco que cuando todo acabó y ya no había más objetivos que el volver a la vida normal, me vi incapaz y me frustré (objetivo final no alcanzado). Si a esto le sumo que la gente ya me tenía como recuperada y curada, menos recuperada y bien me sentía yo.

Así que llevo un mesecito con todo esto a cuestas pero subiendo escaleritas de autoestima:
Me he apuntado a un taller de cuero; a otro de redecoración; pinto; coso; cuido y adoro a mi perro, a mis plantas, a mis pájaros y a mis peces; estoy haciendo un curso de cocina natural y energética; y tengo pensado adentrarme un poquito o un muchito-según se tercie-en la agricultura ecológica).
Bueno, sigo con dos asignaturas pendientes: dejar de fumar y hacer mucho deporte. Pero las escaleras sé que no las puedo subir todas de una vez, yo no. Así que poquito a poco.

Por lo de pronto, el tribunal médico me ha dado 6 meses de prórroga para recuperarme (pues tengo el pecho muy inflamado por la radioterapia y poco aguante físico).
No sé si necesitaré 6 meses para verme fuerte y recuperada física y psíquicamente, pero utilizaré este tiempo que se me ofrece para dedicárselo a estas pequeñas cosas y muchas otras tantas que me llenan tanto.

Saludos.

6 comentarios:

Iris de Brito dijo...

Gracias por avisarme. Así cuando termine la radio, estaré preparada para la "gran resaca".
Te mando un fuerte abrazo desde Montreal.
Vamos a salir juntas de esto, vale?
Iris

Yo también tengo cáncer dijo...

Hola, guapa,
¡Que alegría volver a leerte! Bueno, espero que tu padre se encuentre bien.
Yo estoy ahora en la misma situación que tu, o parecida. Esta mañana mi oncóloga ha decidido que debo pasar a valoración psicológica, porque lo que me pasa es normal en esta situación.
¿Qué me ocurre? Pues el bajón, anímico, emocional, la desgana, la prisa por recuperar la normalidad...
Entiendo perfectamente lo que expresas, aunque lamento que en tu caso la enfermedad de tu padre haya podido acentuar tus reacciones, si es que ha sido así.

Yo también tengo cáncer dijo...

No lo he olvidado...
Un fuerte, fortísimo abrazo murciano.
Isabel F.

Masca dijo...

Hola,
conozco muy bien lo que sientes. Me parece muy bien que hables sobre las "resacas" con una psicóloga. A mi me ha ayudado mucho, y se aprende a aceptarlas y convivir con ellas, mientras duren (y con el tiempo cada vez son más cortas), porque una sabe que son pasajeras y que son "normales". Lo que además me parece estupendo es que aproveches el tiempo libre para dedicarte a cosas que te llenen de alegría :-)

Me alegro que vuelvas a escribir, soy una lectora "anónima" (hasta hoy), operada de cáncer de mama en enero del 2006. He puesto un enlace de mi blog al tuyo, espero que no te importe.
Un abrazo para tí, que lo envío a mi querida Galica (y tan lejana...)
Masca

Paula García dijo...

Muchas gracias chicas.
Vuestras palabras me ayudan a seguir adelante. Gracias

Paula García dijo...

Muchas gracias chicas.
Vuestras palabras me ayudan a seguir adelante. Gracias