jueves, 18 de febrero de 2010

¿Un susto?

El 1 de marzo tengo revisión con mi oncóloga para ver los resultados de mamografía y analítica.

La mamografía he tenido que hacerla el lunes pasado.

Pues bien, llego allí... yo sola, por aquello de "prefiero ir sola, que total"... me llevo un libro anticipándome a las grandes esperas y a la media hora (sólo media hora!) me llaman.

Entro en la sala del mamógrafo, desnuda de cintura para arriba (como ya sabeis) y me hacen las mamografías de los dos pechos en vertical y horizontal.... Hasta aquí todo bien, es decir, todo normal... Acto seguido, el chico me dice:
- Bueno, pues ahora espera fuera para hacerte una ecografía.
- Eiiin, ecografía???- pensé.

Vuelvo a la "cabina", me visto y salgo a la sala de espera un tanto descolocada.

Al cuarto de hora más o menos, me llaman para la sala del ecógrafo... Me desnudo de cintura para arriba de nuevo y me tumbo en la camilla... Hasta aquí, podría deciros que todo controlado... el descontrol llega desde el momento en que me tumbo en la camilla y me tienen allí sola con mis pensamientos durante más de 10 minutos.

Evidentemente, después de ver que me van a hacer una prueba no prevista, que tardan tanto, etc etc etc... (y los que habeis pasado por esto sabeis a lo que me refiero), en el momento en que entró el médico-ecógrafo yo ya estaba de los nervios... contenida... pero de los nervios.

Total, que me saludó, se sentó, echó el gel y me explora... mientras tanto, yo calladita pensando en que como el señor habra la boca yo reviento a llorar... y el señor médico... abrió la boca:
- Notas algo ultimamente?- me dice.
Joer con la preguntita!!!... de mi boca sólo pudo salir un "no" débil, entrecortado y casi imperceptible al oído.

De forma inmediata ya estaba restándole importancia a la pregunta, acordándome de que el chico de la mamografía, antes de hacerme la prueba también me preguntó lo mismo.
- Debe ser una pregunta comodín... -pensé- .... cuando llegue a casa... - sigo pensando con el modo "evasión de la situación" activado-... escribiré una publicación en el Blog para si algún ecógrafo, médico,... me lee, pedirles por favor que dejen de utilizar estas frases comodines tan inapropiadas y catastróficas para el paciente.

Un rato después, segundos, mi modo evasivo se desactiva repentinamente ante unas lágrimas que salen de mis ojos y una pregunta incontrolable que sale de mi boca:
- Pero... pasa algo... veis algo raro?.
- Noooooo, lo que pasa es que tienes unos pechos voluminosos y tan fibrosos y, encima, las zonas de las cicatrices endurecidas, que no se ve bien con la mamografía- me contesta medio riéndose, tal cual como si estuviese hablando con una mesa y repitiese eso varias veces al día. Poco convincente, la verdad.

Pasan unos segundos, mientras saca "fotitos" en la pantalla....
- Sabe que pasa? que esto ya lo he vivido yo- le contesto medio llorando.
- Pero nooooo, es por lo que te digo, de verdad- me contesta sin ni siquiera mirarme.
- La verdad es que cuando son demasiado bordes: mal (porque nos sentimos mal tratados) y cuando son demasiado amables: mal también (porque pensamos que lo hacen porque les estamos dando pena)- reflexiono.

Pasan otros pocos largos segundos...
- Bueno, esto ya está... todo bien- me dice.
- De verdad?.
- Que sí, mujer... hacemos el informe y ya se lo mandamos a tu especialista- me contesta con sonrisa incómoda.

Me despido, me visto y salgo pitando de allí...

Llego a casa llorando a moco tendido y me siento a analizar la situación:
-Cuando dijo esto, por qué lo dijo?... la sonrisa incómoda era porque veía algo sospechoso o porque tenía a una paciente llorando en sus narices y no supo como actuar?... cuando me dijo que todo estaba bien, me lo diría para tranquilizarme o es que realmente estaba todo bien?............. snif snif snif...

Llega Dani, le cuento lo sucedido. Intenta liberarme de mi brote psicótico y:
- Venga, vamos a comer por ahí y de compras- me dice.
- Ahí vamos! ante un brote psicótico... soluciones superficiales! es lo mejor que se puede hacer!- pienso yo.

Entramos a comer en un restaurante y allí nos encontramos, como si de un ángel se tratase, a Fani- mi terapeuta y profesora de cocina energética- (a la cual, por cierto, le estoy ayudando con su Blog y cuando ya esté, aquí os lo presentaré porque de verdad que será de lo más interesante!).
- Ay Fani, que alegría verte!!.
- Pero que te pasó?.
- Pues resulta que..... bla bla bla bla...- le cuento todo.
- Bla bla bla bla bla....
Bueno, después de esto, ya estoy más tranquila... mañana mismo llamaré a mi oncóloga para ver si me puede decir algo.

Al día siguiente por la mañana, llamo a la secretaria de oncología del Materno.
Le explico que estoy muy preocupada por unas pruebas que se me realizaron el día anterior y si es posible que mi oncóloga, la Dra. Calvo, me pueda decir algo... La secretaria, que no puede ser más encantadora (como es habitual en ella), me dice que le pasará aviso a mi doctora y a ver si me puede llamar o adelantar la consulta.

Pues me quedo con eso... a ver si la Dra Calvo me llama...

Hoy 23 de febrero (una semana después de haber llamado)... vuelvo a llamar... La secretaria me explica que la oncóloga ya ha recibido mi historial, que habrá visto el informe pero que seguramente si no me llama es porque no ve motivo de alarma pues le dejó constancia que no era necesario adelantar la cita (no fueron palabras textuales pero vino a decirme esto).
Yo insisto en mi preocupación (aumentada con esta llamada) y decide pasarme con la enfermera de los oncólogos....
- Hola, buenos días. Y cómo es tu nombre?- me dice (deduzco que la secretaria la ha puesto al tanto).
- Paula García.
- No tengo aquí tu informe. Seguro que lo tiene ella en consulta. De todas formas, cuando tienes cita para la revisión?.
- El 1 de marzo.
- Pero el 1 de marzo ya es el lunes que viene!. Espérate al lunes que no queda nada.
- Ya, lo sé. Pero es que desde hace una semana estoy muy preocupada y bastante nerviosa por lo sucedido en mis pruebas y llevo una semana esperando una llamada que, como no se da, pues más preocupada me siento.
- Es que la doctora estuvo muy ocupada....
- Que fuerte!- pienso.
- ... de todas formas, ya le diré que has llamado y se lo comento. Si hay algo raro ya le digo que te llame. Si no, pues ya la ves el lunes.
- Vale. Gracias.

Cuelgo y termino de flipar....


Vale que a lo mejor estoy siendo una paranoica... pero una cosa tengo claro: en octubre hago 3 años como paciente con cáncer de mama.
En estos 3 años, NUNCA NUNCA NUNCA he llamado más que para pedir cita con la oncóloga. JAMÁS de los jamases he llamado movida por una paranoia (que las tuve), por un dolor ocasional en las cicatrices (que los tuve), por un miedo a... (que también los tuve), por una fiebre,... Jamás!!!.
Y por una sola y única vez que llamo, muestro mi preocupación y pido que por favor me llame mi doctora... nada de nada!!!.

Me consta que sí está muy ocupada, porque el volumen de gente que hay en aquella sala para los diferentes oncólogos, ni en la feria de mi pueblo! pero, o una de tres:
- O aquí hay bastante incompetencia y desbordamiento de pacientes,
- o mi petición de llamada no llega a quien tiene que llegar,
- o es que realmente algo malo me tiene que decir y no quiere hacerlo por teléfono.

El caso es que lo que me queda claro también es que el lunes apareceré en la consulta con mis preocupaciones y con unas grandes ojeras. Porque a ver quien es la persona que, después de haber tenido un cáncer, puede dormir ante algo así.

Y mientras tanto, toca esperar, intentar no pensar y utilizar esta publicación para pedir a todos los profesionales que tratan con pacientes de cáncer que POR FAVOR no se olviden que somos PERSONAS (no números), que nos sentimos en sus manos, que la cabecita de un paciente con cáncer no va a las mismas revoluciones que la de uno que no lo ha tenido, que estamos hablando de nuestra salud física y mental y que, tener o haber tenido cáncer NO ES FÁCIL!!! (algún día desarrollaré esto en otra publicación).

Besos a todos.

10 comentarios:

Lucerito dijo...

Hola!!! Sabes apenas hace poco comenze a leerte, y me siento tan identificada contigo, sobretodo en esta entrada, que esos médicos nunca tienen el minimo tacto para decirnos nada, y ni que esos radiologos no nos pudieran adelantar algo al menos, la espera es terrible y te comprendo perfecto, pero talvez si estas imaginando cosas que no son, intenta estar tranquila, que ya falta poco, (se que es díficil, pero es mejor relajarte), todo estará bien, te mando los mejores deseos pork asi sea... ya verás...

Te dejo mi blog por si un día quieres pasar por ahi...

http://vslnh.blogspot.com/

isabel dijo...

Tendríamos que tener una atención especial los que hemos tenido cancer, yo también quise adelantar una cita y fue imposible, que si es urgente, a urgencias, pero a veces es dar un resultado que tranquiliza, o una obscultación, algo que sería rápido y nos tranquilizaría.
Yo creo que si el de la ecografía te dijo que estaba bien, debes estar tranquila, precisamente cuando hay algo adelantan la cita, si todo va bien pues no hacen ni caso y ahí lo dejan.
Tranquila hasta el lunes, te deseo que todo esté bien, y seguro que así será. Bel.

masca1 dijo...

Conozco tus sentimientos y preocupación a la perfección, y siento mucho que lo estés pasando tan mal... pero créeme - y en eso doy la razón a Isabel - si he aprendido algo en estos 4 años de terapia post-operativa, es que si no tienes nada malo, no te dicen nada, ni te adelantan ninguna cita, ni te hacen caso. Si realmente tuvieras algo preocupante, el radiólogo no te hubiera mentido (te dijo que todo estaba bien), y la oncóloga no solamente te hubiera llamado, sino que seguro de los seguros te hubiera hecho esperar hasta el 1 de marzo para pasar por su consulta. Así que espero que te pueda tranquilizar un poco, Paula, te dejo un abrazo!

masca1 dijo...

quería decir: "la oncóloga NO te haria esperar hasta el 1 de marzo"... se me olvidó el "no" ;-)
Un beso
Masca

Paula dijo...

Muchas gracias chicos!!

No sabeis cuán alentadoras son vuestras palabras.

Esta situación es realmente horrible!!! la verdad es que en el fondo, me espero la llamada de mi oncóloga diciéndome que está todo bien pero como no se da... en fin! Es lo que nos queda!

La verdad es que últimamente ya no escribo mucho en el Blog porque estoy en una etapa de mi vida en la que me cuesta/duele profundizar en mis heridas... pero es muy reconfortante escupir todo lo que llevo dentro y recibir a cambio muestras de apoyo y cariño... creo que hoy podré dormir un poco más tranquila. Gracias!!

Anónimo dijo...

Hola Paula
te entiendo perfectamente, yo vivi lo mismito que tu en mi primer control, pero yo no pude ni quise reprimir mis lagrimas y cuando llego el ecografo estaba a lagrima tendida, esos diez minutos sola, desnuda, desamparada me sirvieron para que todos los recuerdos afloraran otra vez, pensando en como encajaria una mala noticia por segunda vez en mi vida, el caso es que se hicieron larguisimos hasta que te dicen, no, todo va bien!
Dentro de dos semanas tengo que volver a pasar por lo mismo y el estrés empieza a subir, y qué queres que che diga? Eu son das que penso que houbese pasado sin esta experiencia, pero como nos toca vivirla pues pa'lante que para atras ni para tomar impulso

Te deseo todos los mejores resultados y espero que nos escribas en tu blog que sigo desde hace mucho mucho tiempo, besos y no le des mas vueltas, que ya sabemos que la seguridad social es como es

Anónimo dijo...

Hola cielo, soy Sandriña. Mañana te llamo y hablamos un ratín o quedamos pa un cofi. Tú tranquila churriña, cuando hay algo malo ya te llaman para que vayas por patas.
Entiendo perfectamente lo que estás pasando. A mí me pasó algo parecido el año pasado (creo que ya te lo conté, pero por si las moscas lo repito,jeje). Sabes que tuve molestias de espalda el año pasado y ya estaba paranoica con lo de que estaba en el pulmón. Tienes razón con lo de que nuestra cabeza va a revoluciones diferentes que las de los que no han padecido cáncer. Pues mi cirujano maxilofacial, majísimo ya sabes, me envió al neumólogo que me pidió tac de torax y no me acuerdo que otra cosa. El tema es que me dijo que no creía que fuese nada y me dio cita para dos meses o así.
El caso es que a los pocos días de hacer el tac, me llaman de la consulta del nemólogo para que fuese al día siguiente para hablar con él. Bueno, te puedes imaginar!!Me quedé a cuadros. Ya dije: MIERDA, ya vuelve a estar ahí!!!Pasé un día horrible poniéndome en lo peor de lo peor. Creo que en momentos así no hay nada que nos calme. Total, que hasta vino mi madre y todo porque la cosa no pintaba nada bien. Y llegamos a la consulta de los nervios, yo me subía por las paredes y al entrar ya nos dice que todo está bien y que llamó para que fuese cuanto antes y no estuviese dos meses esperando por los resultados!!!ALUCINÉ!!Le agradezco en el alma la consideración de no tenerme en vilo tanto tiempo, pero el susto que me llevé...MI MADRE!!
Así que cuore, piensa que el lunes está a un paso y que si hubiese algo malo, siempre llaman rápidamente (a veces, hasta cuando es bueno,jeje).
Hablamos mañana y ese ánimo bien alto. ARRIBA LA GARCIA!!(como dice la Esteban)

Crissant dijo...

Paulita,
Te apoyo en el protesto.
Supuestamente esa gente debería cuidar de nuestra salud (mental y física), tu tienes derecho de ser bien tratada, no solo porque ha tenido un cáncer, ante todo por ser un ser humano, tienes sentimientos y mereces ser respetada. La falta de profesionalidad (y de educación) genera malas pasadas.

Tranquilita, seguro que es solo un susto.
Estamos contigo!!!
Bsitos!!!

eve dijo...

estuve leyendo que a todos en las tac no le adelantaron nada de los resultados , hace practicamente que estoy con mareos, hormigueos de manos y pies y el neurologo despues de pasar por medicos generalistas 3 en total y me dicen entre cervicales, strees ,angustia me envio estudios tac cabeza , encefalograma , ecodoopler de cuello y radiografia de espalda , tengo miedo porque no me dijo nada que este todo bien y recien me da los resultados el 08 de abril 2013
estoy muy preocupada si hubiera estado todo bien me lo hubiera dicho no?

Julio Rojas dijo...

La ecografía mamaria puede ayudar en la prevención del cáncer de mama. Un diagnóstico temprano puede hacer la diferencia. Programa tu ecografía mamaria y sal de la duda.