miércoles, 25 de febrero de 2009

Feliz e insegura- 2ª parte.

Voy a permitirme el dedicarle una 2ª publicación a "Feliz e insegura" por el siguiente motivo.

Acabo de acceder a mi Blog y he visto que tenía un comentario bajo dicha publicación de una persona anónima que dice lo siguiente:

"Me sorprende leer lo de la fobia social, a mí tambien me pasa, estoy tratando de incorporarme, después de: operación, quimio, radio, hormonas...Estoy aterrada, me asusta ir a trabajar, ir al gimnasio, salir con amigos. No sé si es susto, pereza...estoy tan agusto en mi casa con mi entorno...yo tengo 43 años con lo cual la madurez ya me tiene que haber llegado.. lo mio es inseguridad, aunque antes no fuera insegura. Así que yo si soy Feliz e insegura.Un Beso desde Madrid no tenemos mar, pero sí imaginación".

Y, ¡jo!, espero que a esta persona (la cual no tengo el gusto de conocer) no le importe que haga hincapie en su comentario, pero es que no ha pasado desapercibido para mi y he concluido analizando la siguiente frase:


"Mal de muchos, consuelo de tontos"
Es un refrán certero pero, bajo mi punto de vista, inexacto y/o incompleto.
Porque está claro que hay que tratar de superarse individualmente, y no conformarse con lo que a otros también les sucede (que es lo que viene a decirnos el refrán); pero si lo piensas realmente(seguramente por efecto de las profundidades de nuestro mar particular en el que estamos inmersas)... a mi sí me ayuda el saber que hay otras personas que, en una misma situación o parecida, sienten y padecen como yo.
Dejas de verte como el "bicho raro" por sentir lo que hasta ahora nunca habías sentido, por sentir lo desconocido, porque las circunstancias ahora son otras.
Y no es que piense que una actitud de cierta fobia social (como es el caso) sea la adecuada, pero sí es la actitud normal (por lo que estoy comprobando). Y a estas alturas de la vida, yo aaadooorooo la "normalidad"!!.
Así que, querida anónima madrileña: gracias por habérmelo contado. Hubiese sido preferible que no sintiesemos estas cosas pero, saber que alguien está pasando por lo mismo que yo, hace que mi carga sea menos pesada porque llego a la conclusión de que: "Es normal!".
Espero que a ti te cause el mismo efecto. Significaría que aquí estamos todas para ayudarnos.
Lo superaremos, no lo dudes!.

Saludos.

Paula.

P.D.: Tienes razón: no es madurez, es inseguridad.

7 comentarios:

Isabel Franco dijo...

Pues me apunto. Yo el otro día le comentaba a mi psico-oncóloga que tengo fobia a la idea de incorporarme de nuevo al campo de juego. En mi caso, es que creo que los demás esperan encontrarse con la que fui, pero esa ya no va a volver. El cáncer la mató. La nueva Isabel es diferente, pero me temo que eso les va a resultar difícil de entender, y entretanto se van a sentir decepcionados.
En fin, que me apunto.

Anónimo dijo...

Pues con lo de Paula e Isabel, no es que me alegre, pero me reconforta, porque os sigo desde hace 5 meses mas o menos y el pensar que a vosotras con vuestra fuerza, tambien os pasa, me hace tener mas arranque y empuje para afrontarlo. Isabel, creo que tienes razón no somos las mismas y el estrenar personalidad acojona.
Besos Anómina Madrileña (por cierto tambien sigo a Dulós)

angels blog dijo...

Pues aquí estoy yo para llevar un poquito la contaria.

A mí me está pasando un poquito al revés.

Me explico. No es que esté desesperada por salir, pero tengo muchas ganas de hacer cosas y de ir a sitios y viajar, y que llegue el "finde" para disfrutar un poquito. Quiero encontrarme con los amigos para ir a cenar, y "me apunto a un bombardeo".

De volver al trabajo, no tengo muchas ganas, si no es por la vuelta a la normalidad que eso representa. Reencontrar a mis compañeras y algunos clientes del despacho, me hace ilusión.

Quizás me pase al contrario, porque yo nunca he sido muy activa socialmente hablando, bueno, he sido "medianilla", y quizás ahora buscamos lo que no tuvimos antes.

En fín, que no sé porque será, quizás sólo sea porque cada uno somos como somos.

Un abrazo.

Àngels.

Paula dijo...

Hola Angels!!
Me alegro de que estés tan bien, genial!!!.
Si a mi tb me apetece hacer muchas cosas (cenas, viajes,...) pero de otra forma. Y disfruto de mi casa porque la he descubierto ahora (antes no me gustaba estar tanto en casa).
En fin, que tienes razón cuando dices quizás ahora busquemos lo que no tuvimos antes.

Besos a todas.

RosaMaría dijo...

Post y comentarios de gente valiente! Veo poco de inseguras, si de convalescientes de unos momentos duros que afrontaron con incertidumbre. Me alegro de que estén recuperadas. Lástima no haber abierto este blog cuando vivía en Coruña, podíamos habernos conocido. Un placer leerte. Besos

Carlos Mateo Beltrán dijo...

Hola guapísima

Yo me he sentido raro en muchas ocasiones, incluso con esa fobia de visitas y actos públicos con familia que haces siglos que no ves. Mi máximo temor era qeu me miraran con compasión, con pena. Llegué incluso a poner mala cara. Incluso me han tachado de loco por ser más feliz ahora que antes, por permitirme ser feliz, por no llorar a cada esquina. Hubo un comentario que me hicieron y era, ah, pues tiene muy buen color. Me mordí la lengua, porque, tengo cáncer, no hepatitis que te pone amarillento.
Gracias a mi afan por ser feliz, desaparecieron todos esos temores de reencontrarme con gente, he demostrado que, verdaderamente soy feliz, y cada día más seguro de mí mismo.

Un abrazo, preciosa, y que sepas que sigo tu pista en el blog....

RosaMaría dijo...

Otro saludo para vos y para todos y me alegra que estés en un grupo tan positivo. Tengo en Coruña varias amigazas insuperables en cuanto a la fuerza para combatir no uno sino varios momentos difíciles, pero son de fierro y allí están con su amor y su entereza a tope, unas venciendo y otras luchando.
Abrazos.