jueves, 8 de octubre de 2009

Mi 2ª revisión con mi cirujano:

El 28 de abril de 2008 a las 10am me disponía a operarme para eliminar cualquier posible célula cancerígena que pudiese quedar en mi cuerpo.

Me operaba mi cirujano, el Dr. Albaina.

Segura de mi capacidad para afrontar la operación y, sobre todo, segura del Dr. Albaina, entré en quirófano con una sonrisa en la cara (la misma sonrisa con la que me desperté de la anestesia)...

Todo había salido bien: seguía con mis pechos -un poco más pequeños- y con unas nuevas cicatrices que me acompañarán eternamente; que, paradójicamente, tienen forma de sonrisa.

A los 2 meses (en pleno tratamiento de radioterapia) tenía mi 1ª revisión con mi cirujano. Acudía a la consulta con mi pecho izquierdo (el afectado por el tumor) un tanto inflamado... pero "todo está bien!" (Ay, que frase más maravillosa).

Ya han pasado 1 año y 6 meses desde mi operación y ya he acudido a mi 2ª revisión de cirugía...

Antes de nada, me gustaría adelantaros que el Dr. Albaina no es un simple cirujano. Es un espléndido cirujano y psicólogo vocacional (esto lo digo yo). No atiende a sus pacientes en 5-10 minutos (como suele estar estipulado el sistema de citas). Nos atiende, nos escucha, nos da ánimos y nos alienta... imposible en 5 minutos!.

Como iba diciendo (que me lío) acudí al Hospital con tranquilidad y sin prisas, pues sé de buena tinta que con el Dr. Albaina los retrasos son habituales. No me importa!. Tú estás en la sala de espera, sentada esperando a ser llamada mientras ves salir de la consulta a sus otras pacientes con una sonrisa en la cara, por regla general, y piensas: qué dulce espera! (en el mundo de la oncología, claro).

Una hora y media más tarde de mi cita, entro en la consulta... con una amplia sonrisa.

- Aquí viene Paula con su sonrisa en la cara. Siempre con su sonrisa en la cara. Así da gusto!- le comenta a la enfermera.

Me pregunta que tal me encuentro. Le digo que bien. Me explora, me saca fotos de mis cicatrizados pechos en forma de sonrisa (la misma sonrisa con la que entro en su consulta) y hablando y hablando...

- Oye, pues me ha comentado otra paciente mía que tengo una paciente que tiene un Blog en Internet hablando de su experiencia con el cáncer de mama... No serás tú...?- me dice sonriendo.

- Sí, soy yo- le contesto con cierta timidez.

- Lo sabía!! pues tenía ganas de hablar contigo porque estaba seguro que eras tú!- me dice sonriente- y de qué hablas en tu Blog?.

- Pues cuento mi experiencia con la enfermedad... bla bla bla- le contesto.

- Qué bien! buena idea. Eso puede servir de apoyo a otras pacientes. Y contactan muchas mujeres contigo? Sueles aconsejar...?.

- Contactan conmigo muchas mujeres pero también hombres y tanto pacientes como familiares. Pero el Blog no está enfocado a dar consejos de lo deben hacer. Yo cuento lo que he vivido, leído y aprendido de todo esto y ofrezco mi apoyo a los que lo necesiten- le contesto.

Creo que le gustó mi idea pues me animó a continuar...

(Increíble, verdad? qué medico hace esto?)

Me vestí y seguimos hablando...

- Y qué tal? qué estás haciendo ahora?- me pregunta.

- Pues estoy trabajando en el departamento de meteorología de un aeropuerto.

- Ah sí? qué curioso! y qué haces exactamente?.

Se lo comento. Charlamos otro rato él, la enfermera y yo...

- Caray, todo son buenas noticias!...

- Bueno, por desgracia, no todo me ha salido bien. Hace 3 meses se murió mi padre de un linfoma.

- Vaaaya! lo siento mucho!- se lo creo, su cara así lo reflejaba- siempre me llamó positivamente la atención que acudieses a las consultas con él. No suele verse a pacientes acudiendo a la consulta con sus padres... de hecho estuve a punto de preguntártelo porque me extrañó que no te acompañase, pero pensé que, al tratarse de una revisión sencilla, ya no necesitarías acompañante.

(Increíble, verdad? qué médico hace esto?)

Y seguimos charlando un rato más de otras cosas...

- Bueno Paula, te veo estupenda!. Siento mucho lo de tu padre y me alegro que te vaya bien en lo profesional.

Nos despedimos con un "en un año nos vemos" y salí de la consulta con mis amplias sonrisas...

(... y reflexionando... qué médico consigue esto?)

Dos años atrás, fue el mismo Dr. Albaina quien, con mucha delicadeza, me comunicaba que mi bulto no era benigno y me preparaba psicológicamente en cada consulta para entrar en "el mundo de la oncología" (como lo llamo yo).

Así que, aprovechando mi Blog, quiero dedicarle esta publicación para brindarle mi pequeño y humilde homenaje al Dr. Albaina por su tacto, capacidad tranquilizadora, empatía y "buen rollito" y...
... Dr. Albaina, ahora que sabe de mi existencia en Internet, si algún día lee estas líneas: primero, pedirle disculpas por si le molesta ser nombrado en mi Blog y segundo, y sobre todo, MUCHAS GRACIAS por hacérmelo más llevadero.

Gracias...

Paula García.


P.D.: Estaba a punto de pulsar el botón de "Publicar Entrada" y he pensado: Creo que ya era hora de esta publicación!.

Solemos pasar todo nuestro proceso de tratamiento, curación y revisiones quejándonos del sistema sanitario, de médic@s y/o enfermer@s pero... vaya! algun@s lo hacen muy bien (hago alusión a la parte emotiva). No much@s, por desgracia; pero l@s que sí, bien merecen un homenaje (por humilde que este sea), pues marcan la diferencia siendo cercan@s, cariños@s (desde el punto de vista médico-paciente, me refiero) y agradables.

Os invito a que utilicéis los comentarios para hacer vuestro pequeño-gran homenaje! Qué os parece?.

Y otro día, si os parece también, dedicaremos otra publicación a la parte contraria, a lo malo del sistema sanitario, médic@s y/o enfermer@s,... como por ejemplo y en mi caso, el pasotismo que estoy sufriendo (desde mi oncóloga, dirección del Hospital Materno de A Coruña y demás intermediarios) solicitando mi derecho a realizarme el estudio genético... pero bueno, eso es para otra publicación.

Besos a tod@s.

6 comentarios:

Iris de Brito dijo...

Creo que el hecho de contar con médicos, enfermeras,técnicos que nos hagan más llevadera la enfermedad, es un regalo que debemos siempre agradecer. Por mi parte no tengo ninguna queja de la atención que he recibido hasta hoy...desde mi dulce enfermera que intenta hablar conmigo en mi propio idioma, hasta la parquedad sin límites de mi cirujano, siempre han sido señales de profesionalismo y bien hacer.
Doy gracias también. Espero mi revisión para el 19 de Noviembre y espero cada vez con ansiedad esa simple frase: "resultados normales"
Gracias por darnos la oportunidad de agradecer públicamente a esos ángeles que tienen nuestra vida en sus manos.

Paula dijo...

Me alegro Iris de que te hayas encontrado con profesionales que hacen esto más llevadero.
Enhorabuena por tu pequeño-gran homenaje!

Un abrazo.

isabel dijo...

Yo también quiero expresar los buenos profesionales que he tenido en el hospital de Basurto de Bilbao, cirujano, oncóloga, radioterapia, todos estupendos. Hasta en la revisión del ginecólogo la semana pasada, me dio un montón de ánimos. Solo poner un super cero, a mi doctora de cabecera, que le cuesta dar papel para especialista como si le descontaran del sueldo. Que me tuvo 1 año diciéndome que una hendidura que tenía en el pecho era un músculo. Pero una vez se diagnosticó que era cancer fue todo rápido, bien y con gente agradable, pero esto ya en el hospital, no en el centro de salud. Por cierto, Paula, a mi madre también le han detectado un linfoma. Enhorabuena por tu revisión que todo está bien, y por tu trabajo. Yo también ahora empiezo con las revisiones. Saludos. Bel.

Anónimo dijo...

Hola Paula! Me alegro mucho que estés bien!!!! Gracias por contar tus experiencias......

Ana dijo...

Fantástico blog Paula, te felicito. Me alegra haberte conocido, me gustan tus planteamientos y tu forma de expresarte.
Curioso lo que dice el cirujano: nuestros padres no nos acompañan a la consulta. Quizás es ley de vida que muera primero un padre que un hijo pero con el cáncer nunca se sabe. Puede que sea porque ya somos mayores o estemos casadas, en mi caso, pero lo cierto es que a la consulta yo suelo ir con mii marido pero la mayoría de las veces sola, ya me se el programa de memoria y las dos sorpresas me las dieron estando sola: la primera acompañada de mi hija de unos 5 años delante de la cual no debía ni llorar y la segunda sorpresa, ante una revisión de rutina, me pilló sola.
Un buen ejemplar tu cirujano, cuídatelo bien jajjajaj.
Respecto a la alimentación te he contestado en mi blog,, tu persona lo merece.
Te añado a mi blogroll para no perderte de vista ehhhh.
Un besazo.
Ana

Isabel dijo...

Estoy de acuerdo contigo. A mi también me atendió el doctor Albaina y además de un magnífico profesional es sobre todo una gran persona.